Juan Pablo López hizo referencia al tiempo post pandemia y a lo que espera para el equipo.

Corría el año 2005 y Juan Pablo López con sus 1,40 de altura, ya hacía de las suyas por todo el Salvador Bonanno. Cuentan los que lo vieron, que desde chiquito insinuaba algo especial en sus movimientos, que luego ratificaría en su etapa de U13 y U15. Tardes y tardes se pasó ejercitando una y otra vez su técnica de lanzamiento. El aro, era su mejor amigo. Era un obsesivo. Enfrente, dándole indicaciones, estaba un formador de talentos por excelencia, el profesor Carlos Buchaillot. Y el alumno, finalmente le rindió con creces.

Así, entre pases, cortinas, y cortes de redes, se fueron pasando sus años de gloria en Andes Talleres Sport Club. Sin embargo, el año pasado, las miradas se posaron en él desde calle Olascoaga, y sin dudarlo, decidió cambiar de rumbo.

Hoy, transitando un esguince de tobillo en el pie izquierdo, se sentó a dialogar con el Sitio Web del Club y habló de su año de pandemia, sus objetivos personales y lo que vendrá para Anzorena. “Sentí que me rompía todo. En el momento supe que me había lesionado”, comenzaría diciendo López tras esa fatídica caída en el pie de Andy Berman.

-¿Cómo te trató la pandemia?

-La pandemia me trató mal. Fue durísimo pasar a estar encerrado, sin deporte ni nada. Pero, traté todo el tiempo que estuve guardado de entrenar y hacer todo lo posible para que la vuelta me costara lo menos posible.

-Habías realizado al igual que el equipo una gran pretemporada y un buen Vendimia, pero esta situación los frenó. Te llevo a marzo de 2020 ¿Qué análisis hiciste hasta esa etapa?

-Estaba en un momento de adaptación, conociendo a mis nuevos compañeros, entendiendo todo lo que quería Martín (Ramos) que hagamos como equipo e individualmente. Así que me desmotivó bastante el freno, pero como te decía, traté de entrenar y mantenerme enfocado.

-Se hablaba mucho entre los distintos profesionales de la cantidad de lesiones que iban a existir pos cuarentena. ¿Pensabas que iba a ser complicada la vuelta a punto después de tantos meses y que era factible lo que decían los preparadores físicos y kinesiólogos?

-No pensaba que fuese a ser tan difícil la vuelta. Estaba metido en poder jugar después de tanto tiempo. Ahora entiendo, que va a costar volver y que hay ir con calma. Eso me enseñó la lesión. En mi caso en particular, no se si fue por la falta de actividad, sino más por mala suerte. Pero bueno, son cosas que pasan.

-¿Y cómo va la recuperación?

-Me estoy recuperando bien: ya estoy corriendo y tirando con el equipo.

-¿Que busca Juan Pablo López para este 2021?

-Para este año espero seguir aprendiendo todo lo posible de mis compañeros y entrenador, y hacer siempre lo que me toque al máximo.

-Salvo Alejo Shestakow, Julián Maurano y Matías Estalles, el resto se mantuvo. ¿Ayuda eso a la hora de encarar este torneo? ¿Qué has podido analizar del equipo en estos juegos que te tocó mirarlo desde afuera? ¿Para qué van a estar?

-Ayuda muchísimo por qué seguimos trabajando igual, entonces es más fácil encarar algunos conceptos. Al equipo lo veo bien, con una excelente base de mayores y con juveniles muy talentosos que tienen todavía mucho para dar y explotar. Sería muy prematuro hacer un análisis de para qué va a estar el equipo; ha pasado mucho tiempo y encima estamos con varias lesiones arriba. De lo que si no tengo duda, es que estamos trabajando para lograr nuestro máximo nivel de juego adentro de la cancha.

Menú